Historia...


Inicio

Autoridades

Industria/Economía

Instituciones

Cómo llegar

Encuesta

Personalidades

Fiesta Nacional de la Soja

Fotos

Multimedia

Mensaje de "La Sole"

Links

Contáctenos



Arequito en el año 1908
Arequito en el año 1908

Hacia 1771, el Rey Carlos III emitió un decreto por el cual se fundaron postas en el camino Real al Alto Perú.
En 1778 se creó la Posta de Areco -llamada así por el primer maestro de posta Braulio Areco- para acortar la distancia entre las postas de Demochados y la Esquina de la Guardia. Con el paso del tiempo, a fin de distinguirla de Carmen de Areco y San Antonio de Areco, empezadas en Buenos Aires, se empezó a utilizar su diminutivo, conociéndose por Arequito.
En esta posta pararon grandes héroes de nuestra historia: Belgrano, Lavalla, San Martín, Bustos, entre otros. Pero su universalidad va a ser dada por las crónicas de época que constantemente la nombran.
Un hecho trascendente fue la sublevación del Ejército Auxiliar del Alto Perú, al mando de los coroneles Bustos, Heredia, Paz e Ibarra; acontecida en esta posta el 8 de enero de 1820, cuya consecuencia fue el triunfo federal de Cepeda, el tratado del Pilar, la culminación del régimen dictorial y el advenimiento en el escenario político del país de los moldes federalistas.
Con el transcurso del tiempo la zona se fue poblando. En 1855, para proteger a la población de las arremetidas indígenas, una estancia cercana, la Guardía de Acevedo, se fortificó, conociéndose como Cantón Arequito -luego Cantón Constitución.
Las grandes estancias de la zona vendían o arrendaban lotes de sus tierras a colonos inmigrantes. Con el europeo la pampa recibe el ideal de pujanza, y se transforma en la región más productiva del país. En 1887 llega el Ferrocarril Oeste Santafesino, traído por Don Carlos Casado del Alisal. La fundación de la estación de trenes, ubicada a 17 Kms. sur del antiguo emplazamiento de la posta, produjo un cambio significativo en lazona, y debido al aumento de la población, principalmente de ésta de procedencia europea: italianos, yugoslavos, españoles, árabes, que se asentó en torno a la estación, sobre tierras donadas por la empresa Pérez Freyre y Cía., se diagramó el trazado del pueblo y colonia, aprobandose los planos el 1º de junio de 1891.


Sublevación de Arequito - Hito en la Historia Argentina
Ocurrida el 8 de Enero de 1820.

“Uno de los hechos más controvertidos del pasado histórico de Argentina, es el motín de Arequito, protagonizado por casi la totalidad del Ejército Auxiliar del Alto Perú, que se negó a ser instrumento contra los caudillos del Litoral, que pugnaban por imponer el sistema Federal como sustento para la integración política nacional. Juan Bautista Bustos, Alejandro Heredia, José María Paz y Juan Felipe Ibarra fueron los inspiradores y principales ejecutores de la sublevación.
“Juan Bautista Bustos y los tres jefes que lo secundaron, eran militares de carrera y no improvisados milicianos carentes de conocimientos profesionales y políticos. De ello se deduce que su intervención en el hecho fue una decisión muy analizada.
“Arequito, supone la rebeldía de los patriotas que combatieron al enemigo exterior y que en la Posta santafesina se negaron a entrar en las luchas internas de la República. La Sublevación de Arequito cerró la etapa de las luchas por la independencia, para abrir el proceso de la organización como Estado integrado. La posterior derrota de las tropas unitarias en Cepeda y el Tratado del Pilar que reconoció a Entre Ríos como provincia, fueron consecuencias de la sublevación. A partir de entonces, la mentalidad provinciana afloró en el escenario político del país y la idea de organizarlo bajo moldes federalistas cobró impulso. El fin del proceso ocurrió en la Batalla de Pavón, donde Mitre venció a la Confederación Argentina e impuso a los vencidos aceptar una república con un sistema federal, pero controlada y dirigida por Buenos Aires” (Serrano, Mario. “Arequito, ¿por qué se sublevó el Ejército del Norte?”, Editorial Círculo Militar. Buenos Aires. 1996).


Orígenes del pronunciamiento

Finalizado el siglo XVIII y al comienzo del XIX, España se encontraba en guerra en Europa. Esto debilitó sus poderes en las colonias de América, las cuales aprovecharon para gestar sus independencias.
El Virreinato del Río de la Plata se vio envuelto así en movimientos revolucionarios en mayo de 1810, cuando se creó una junta de gobierno patriótica en Buenos Aires.
Comenzaba además una confrontación del incipiente gobierno central con las provincias del interior que deseaban su autonomía. El origen de esas diferencias tenía que ver con el avasallamiento económico y político que imponían los porteños hacia el interior.
El 24 de marzo de 1815, Santa Fe se declaró autónoma, adhiriéndose al grupo de caudillos federales del Litoral, influenciados por Artigas.
El Director Supremo Carlos María de Alvear (gobierno central) envió tropas al mando de Álvarez Thomas para sofocar a los santafesinos, pero la derrota sufrida por su ejército provocó la destitución de Alvear el 15 de abril de 1815.
Álvarez Thomas asumió como Jefe Supremo suplente, pero la continuidad de problemas con Santa Fe le causaron su derrocamiento, tomando el cargo de Director Supremo el general Juan Martín de Pueyrredón, quien siguió hostigando a Santa Fe.
Hacia 1818 surgió un jefe de milicias santafesinas, el Brigadier Estanislao López, que ejerció su autoridad como gobernador de Santa Fe.
A mediados de 1818, el Director Supremo Pueyrredón convocó al Ejército Auxiliar del Norte, que estaba al mando del General Manuel Belgrano defendiendo la frontera norte del país, para enfrentar y combatir a los federales. Belgrano acató la orden.
El 15 de abril de 1819, Pueyrredón pidió al General José de San Martín, quien se encontraba en Mendoza alistando al Ejército Libertador, que interviniera en la lucha interna. Tanto San Martín como Belgrano sostenían que primero se debía vencer a los ejércitos españoles.
Aún en contra de sus ideas, Belgrano obedeció la orden para no desacatar la incipiente organización política argentina, y partió a mediados de febrero de 1819 desde Salta hacia Desmochados –en Santa Fe- para auxiliar al ejército directorial del General Viamonte que había tenido que replegarse en Rosario luego de la derrota contra los federales en Barrancas. El objetivo del gobierno central era claro: utilizar los ejércitos más fuertes de la patria para someter y terminar con las ideas de los grupos federales provincianos, que estaban en desacuerdo con la forma de organización política existente, y querían la autonomía de todas las provincias del interior.
Belgrano acampó con su Ejército en la Posta de Arequito, desde donde envió correspondencia a Pueyrredón entre el 9 y el 16 de abril de 1819, comunicando el armisticio que había acordado con López para evitar luchas internas; luego retornó a Capilla del Pilar, Córdoba, donde enfermo delegó el mando al General Francisco Fernández de la Cruz, y asumió como Jefe del Estado Mayor el Coronel Juan Bautista Bustos.
El 9 de junio de 1819, José Rondeau reemplazó a Pueyrredón como Director Supremo y volvió a insistir a los Ejércitos del Norte y De Los Andes, que se dirigieran a Buenos Aires para luchar contra López y Artigas. El 13 y el 16 de octubre, ordenó a Fernández De La Cruz que acudiera con sus tropas. El General ya conocía cierta disconformidad en parte de su tropa, de actuar en las luchas internas del país.
San Martín desobedeció las órdenes del Directorio y cruzó los Andes –más tarde liberaría de los españoles a Chile y Perú-, entonces Rondeau dispuso a las tropas de Viamonte que se hallaban en San Nicolás para luchar contra los montoneros federales. Los santafesinos triunfaron cerca de Rosario.
El 12 de diciembre de 1819, Fernández De La Cruz emprendió su marcha por el Camino Real hacia la frontera con Buenos Aires, para reforzar la lucha del gobierno central contra las montoneras. Su Ejército estaba formado por 3 mil hombres y 60 carretas. No disponían de uniforme, más bien tenían apariencia de gauchos.
El 7 de enero de 1820 el Ejército se encontraba cerca de la Guardia de la Esquina (a 20 kilómetros de Arequito). Sus filas manifestaban la posibilidad de que ocurriera una sublevación por parte de las tropas, que no querían inmiscuirse en las luchas internas sino seguir defendiendo al país del enemigo exterior. Además las tropas estaban mal pagadas, harapientas, y al encontrarse lejos de sus hogares, consideraban que la lucha que iban a emprender era ajena a sus causas.
El sofocante calor de enero hacía más penosa la marcha. La larga columna de hombres se confundía en la llanura como un camino interminable de hormigas. Al atardecer del 7 de enero, los soldados acamparon en la cercanía de la Posta de Arequito.


Los hechos de la sublevación

Una parte del Ejército comandado por Bustos, acampó a unos 800 metros del resto de las tropas.
En la noche, el Cuerpo de Dragones arrestó a su comandante. Igual actitud tomaron los Regimientos de Infantería Nº 2, el Batallón Nº 10 y una parte del Escuadrón de Húsares. Las órdenes del arresto habían sido impartidas por Bustos y Heredia. Las tropas sublevadas se separaron del resto y acamparon a cierta distancia.
Al amanecer, se encontraban enfrentadas dos facciones del mismo Ejército. Los leales a De La Cruz, de espaldas al Río Carcarañá, sumaban 1400 hombres. Enfrente, los sublevados al mando de Bustos, eran 1500 soldados.
Ambos bloques pasaron toda la mañana negociando para no enfrentarse en una batalla. Los sublevados liberaron a los prisioneros y a cambio De La Cruz acordó entregarles la mitad de los elementos de comisaría y carretas, pero al mediodía los leales se pusieron en marcha desobedeciendo lo pactado. Ante esto, 500 hombres a caballo al mando de Heredia, partieron desde el sector sublevado para reclamar a Fernández De La Cruz que hiciera entrega de lo acordado.
Dos leguas (10 kilómetros) antes de Desmochados, Heredia alcanzó al Ejército. En ese momento, la vanguardia de los leales había sido atacada por los gauchos de López, por lo que Fernández De La Cruz se vio obligado a aceptar el pedido de Heredia y ordenó la contramarcha. Al anochecer, los dos Ejércitos volvieron a quedar enfrentados. Esa noche, varios batallones de De La Cruz desertaron y se unieron a los sublevados.
Al amanecer del día 9, 400 montoneros santafesinos volvieron a hostilizar al Ejército leal. Partió la caballería sublevada hacia el campo bélico para detener los ataques de la montonera. Los oficiales sublevados informaron a los gauchos de Estanislao López la ruptura que se había producido en el Ejército y sus motivos, ante lo cual los santafesinos se retiraron y por último, Fernández De La Cruz entregó a Bustos toda la fuerza y pertenencias de su Ejército.
La Sublevación de Arequito quedó así consumada, retornando los soldados al Cantón Del Pilar, en la provincia de Córdoba.


Consecuencia de la sublevación de Arequito

El 1º de Febrero de 1820, las fuerzas federales de Ramírez y López derrotaron a las débiles tropas del Director Supremo, culminando el 28 del mismo mes con la firma del Tratado del Pilar, que puso fin al conflicto de las provincias y comenzó a sentar las bases de una organización nacional sobre moldes federales de gobierno.


Evolución Urbana del Pueblo
7 de noviembre de 1887

"Tanto la estación Arequito, como la denominada Palacios (situada en los campos de D. Domingo Leguizamón) deben comenzarse a construir en la presente semana, pues se encuentra ya listo parte del material que en ellas ha de emplearse..." narró el reportero del Diario El Municipio, de la ciudad de Rosario, en su nota de cobertura periodística del viaje de reconocimiento que el Ferrocarril Oeste Santafecino efectuó el 4 de septiembre de 1887, tras la finalización de la obra de extención del ramal ferroviario desde Villa Casilda hasta San José de la Esquina. La nota también describió la característica desértica del paisaje: "...En tramo del ramal que pasa por Arequito, de 53 kilometros de largo, se construyó en 7 meses. Fue inaugurado el 4 de noviembre de 1887, con una fiesta ofrecida en San José de la Esquina, pero se habilitó comercialmente tres días después.
El Ferrocarril Oeste Santafesino fue una obra propulsada por Don Carlos Casado del Alisal, con la intención de colonizar la región, incrementa la producción agropecuaria, y transportar las cosechas hacia el puerto de Rosario, desde donde se exportaban a Europa.


Estación Antigua
Estación Antigua

El poblamiento y el desarrollo de las tierras atravesadas por las vías, con el surgimiento de pueblos en torno a las estaciones de tren, fueron las progresistas y esperadas consecuencias de la empresa.
Las disposiciones vigentes establecían que cada estación de tren debía emplazarse en el corazón de un trazado urbano de ocho cuadras por ocho. Se previó además que esos planos quedarían habilitados el día que por la correspondiente estación hiciera paso por primera vez el tren.
De esta manera, el pueblo Arequito nació el día que su estación recibió al Ferrocarril Oeste Santafecino, en 1887. El pueblo tomó elnombre de la estación, como ocurrió con la mayoría de las localidades que surgieron con el ferrocarril. La estación adoptó la denominación de la antigua posta emplazada a 17 Km hacia el norte del lugar.
El pueblo careció de fundación; no existe acta fundacional de Arequito. Simplemente el paso del tren estableció la habilitación, y ese hito fue determinante para que la empresa de Casado del Alisal, parcelara las manzanas y comenzara a vender terrenos a las familias que se propusieron edificar un ámbito urbano en torno a la estación. Documentos históricos indican que la primera propiedad emplazada perteneció a Don Lorenzo Destéfanis, en el año 1887.
En su libro "El Ferrocarril Oeste Santafecino", Juan Alberto Larrambebere escribió: "...El ferrocarril ( ) estaba al servicio de los colonos inmigrantes que vinieron a poblar y trabajar la tierra. Alrededor de una quincena de pueblos nacieron al costado de las vías del Ferrocarril Oeste Santafecino. En cada pueblo Casado dejó, en las inmediaciones de la estación, los terrenos en donde hoy se yerguen iglesias, escuelas, hospitales, plazas y edificios comunales (municipales). Casado no dejó grandes citas, simplemente construyó el futuro de la zona".







www.arequito.4t.com

Melina S. Bessone | Fabio Sarcansky